viernes, 9 de septiembre de 2011

CREACION DE UN JIN O SHARI NO NATURAL

El Jin
 
El jin es una rama o tronco que parece que haya sido dañado por elementos naturales como un relámpago, el viento o la edad. 
Hay dos formas de jin:
  • Cuando la corteza se elimina completamente, dejando la rama blanca con aspecto muerto; 
  • Cuando sólo se elimina en parte, lo cual le da la apariencia de madera viva con algunas partes viejas o muertas.
Se utilizan unos alicates especiales para Jin o una tijera de podar ramas. Se comienza quitando la corteza de la rama elegida para el Jin, luego con las tijeras, se realizan cortes verticales en la punta de la rama descortezada y se desgaja hacia abajo de manera que se note la fibra de la madera; esto le da al Jin una apariencia natural.
Los Jins no deben estar en la parte posterior, ni en el frente, así como que sea muy exuberante a nivel de la copa, ya que atrae y anula al resto del bonsai. Evitemos callos exuberante al descortezar, por lo que aconsejo efectuar la técnica y esperar unos días hasta que se muera la rama, o efectuarla en período durmiente del bonsai. No aconsejo aplicarle sustancia astringentes, por la potencial intoxicación. El número y el grosor de estos deben de ir acorde con el tamaño,y edad del material que estamos trabajando. Todo Jin debe terminar en punta, como si la rama hubiese sido desgajada por un rayo o algún animal, de esa manera se consegui mas naturalida
Pasadas tres semanas el Jin debe tratarse con el polisulfuro de calcio. Se aplica a la madera expuesta con un pincel y hace que ésta se vuelva blanca o gris, y también la preserva.
Otra técnica es permitir que la zona expuesta quede sin tratamiento alguno, y siga su curso natural. Hay que tener cuidado que la podredumbre no invada la parte del núcleo del resto del árbol.
Si has conseguido el polisulfuro de calcio lo aplicas con pincel, pero antes proteges la maceta para que no le llegue ni una sola gota. Hazlo en una zona ventilada porque salen olores muy desagradables. Lava bien tus manos después, y no se te ocurra comer o fumar mientras hagas esto. 
Tecnica doblado del jin
Cuando convertimos una rama viva en jin, su doblado no presenta ningún problema ya que una vez descortezada la podemos alambrar como cualquier otra rama, pasados unos meses la rama habrá secado y adoptado la nueva posición. Sucede con relativa frecuencia que tenemos algún jin que está situado en algún espacio vacío del árbol que nos interesa potenciar, o a la inversa, queremos situar una rama seca en un vacío, o simplemente doblar un jin para dar profundidad al árbol.

El problema se nos presenta cuando trabajamos con yamadori y nos encontramos con jines naturales, que llevan años secos. Esta madera es muy quebradiza y si intentáramos alambrarla y doblarla, aunque enrafiemos, lo más probable es que se quiebre.

La técnica consiste en empapar la madera seca con agua caliente. El sistema es muy simple: se moja un paño con agua caliente, se envuelve el jin que queremos doblar, para que se sujete podemos darle unas vueltas con alambre, con un simple alambrado difícilmente se doblará puesto que la madera seca es muy dura y poco flexible. Dejamos que el agua del trapo penetre en la madera, si es necesario mojaremo el paño repetidas veces, al cabo de un rato la madera estará saturada de agua y se habrá vuelto mucho más flexible, con un torniquete podemos darle la forma deseada, también nos podemos ayudar de tensores.

La rama seca (el jin) permanecerá envuelta un par de semanas, durante este tiempo cada vez que reguemos prestaremos atención para que el paño quede absorbido de agua y por consiguiente la madera también. Los cambios de estado de la madera de mojada a seca harán que el jin adquiera rigidez en su nueva posición.














El Shari
En principio se usa la misma técnica que los Jins pero con ciertas variantes. Los Sharis se aplican en el tronco, una de las principales diferencias. Otra y la mas importante es que los Jins se pueden realizar en las ramas y se puede retirar parte o por completo la corteza de las mismas. En los Sharis ,  técnica aplicada en el tronco, se puede retirar parcialmente la corteza pero nunca totalmente. El echo es que tenemos que garantizar la supervivencia del árbol y por lo cual no podemos retirar ni hacer un corte en el total del perímetro de la corteza.
El hecho es que hay que preservar la veta que es la parte que se encuentra inmediatamente después de la corteza y que suele estar pegada a la misma cumpliendo la función de llevar los azucares (sabia) creados en las hojas al resto del árbol para su crecimiento, por eso al anular o romper en su totalidad esta capa; provocaría que las raíces morirían por no poder nutrirse y conllevaría a la muerte del árbol. Con lo cual siempre hay que dejar una parte continua de corteza en el tronco para garantizar la vida del mismo.

Por otra parte una vez retirada la corteza se pueden utilizar fresas o tornos para hacer hendiduras en el tronco. Para ahuecarlo y conseguir una mayor sensación de vejez.

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de desnudar el tronco es el hecho de no quitar corteza por debajo de la línea de tierra. El desproteger al árbol de su vestido en esta zona puede conllevar a que con la humedad del sustrato puedan podrirse las raíces que están en contacto cercano con el Shari e incluso el tronco. También por esto cabe la posibilidad de que se produzcan ataque por hongos. Con lo cual tendremos siempre presente el no quitar corteza mas allá de la línea del sustrato protegiendo el nebari del bonsái.












Receta del Polisulfuro de Calcio
A 0,81 Lt. de agua añada 60 gr. de cal viva y haga hervir el líquido agitando suavemente. Añada 85 gr. de flor de azufre (azufre en polvo) poco a poco, y, siempre agitando, mantenga la solución en un suave hervor. Un poco después, el azufre desaparecerá y el líquido adoptará una coloración pardo-amarillenta.
La cal tardará algo más en disolverse, dejando a veces parte sin disolver. Cuando parezca que ya no se va a disolver más, deje enfriar la solución, y ya puede sacar el líquido resultante, filtrándolo a través de una media vieja, y almacénelo en botellas.
Cuando es aplicada sobre Jin o Shari esta solución protegerá y blanqueará la madera.
Es de un color amarillo vivo al principio, pero en seguida se vuelve blanca.
Es muy importante que las manipulaciones descritas se efectúen al aire libre, en una parte bien ventilada del jardín, ya que los vapores que se despiden son de desagradable olor y seguramente tóxicos.

1 comentario: